ARGENTINA Y EL MERCOSUR ANTE LOS PROBABLES ESCENARIOS INTERNACIONALES

 

Alberto  J. Sosa

AMERSUR

Febrero 2002

info@amersur.org.ar

 

 

 

 

TITULO I

LOS ESCENARIOS MUNDIALES, HEMISFERICOS Y DEL ESPACIO CONOSUDAMERICANO

 

 

1.-INTRODUCCIÓN

 

Cuando nos interrogamos sobre los escenarios probables a nivel internacional, lo hacemos con el objeto de preparar dispositivos que nos permitan contrarrestar situaciones adversas o aprovechar las favorables para  actuar de manera funcional a los intereses y bienestar de la sociedad y de sus entidades representativas. Un Estado que no se plantea cuales son los escenarios que deberá enfrentar y como operar ante los mismos, probablemente tendrá una política reactiva que no se traducirá en mayor bienestar para su población y sólo responderá ante situaciones impuestas por otros actores mundiales. Por el contrario, si un Estado se interroga sobre los escenarios probables a los que podría enfrentarse y formula e implementa políticas y estrategias funcionales al interés nacional, seguramente dispondrá de alguna capacidad de maniobra para conectarse activamente al sistema mundial, mejorando su status internacional  y la prosperidad del país.

 

Los escenarios probables que se analizan sucintamente en este trabajo, son los siguientes:

 

·         Escenarios probables a nivel mundial.

 

·         Escenarios probables a nivel hemisférico.

 

·         Escenarios probables a nivel del MERCOSUR y/ o Cono Sur de las Américas.

 

 

 

1.1.- ESCENARIOS MUNDIALES

 

Los probables escenarios mundiales se abordan desde una doble visión[1]. Una exclusivamente interestatal y otra en la que se mezclan e interactúan los Estados y los mercados. En esta última visión se atiende prioritariamente a variables de tipo financiero, comercial, productivo y tecnológico, dejando en un segundo lugar a  las político-diplomáticas o estratégico-militares.

 

 La visión interestatal ortodoxa prevé  dos escenarios: a) unipolar con hegemonía de Estados Unidos de América (EUA); b) multipolar o mundo en que coexisten múltiples polos de poder tales como EUA, Unión Europea (UE), Japón, la Gran China (República Popular +Macao + Hong  Kong  +Taiwán?), India, MERCOSUR y/o Area de Libre Comercio de Sudamérica (ALCSA), la Gran Corea (Norte y Sur reunificadas),  Asociación del Sudeste Asiático de Naciones (ASEAN), etc.

 

Por su parte, la visión que abarca Estados y mercados imagina los siguientes escenarios: a) un “mundo sin fronteras” en el que triunfa la globalización de los mercados y el “pensamiento único”. Este escenario implica el éxito del modelo capitalista anglosajón que somete a sus competidores: UE y Japón; b) un “mundo dividido” o escenario mundial en que conviven diversos polos de poder; y c) la “armonía inter-imperial” o coexistencia de tres grandes bloques económico-comerciales, hegemonizado -cada uno de ellos- por una potencia polar: el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), controlada por EUA; la UE ampliada, controlada por el condominio franco-germano; y  ASEAN +3 (Japón, China y Corea), bajo control  japonés o sino-japonés.

 

 

 

1.2.- ESCENARIOS  HEMISFERICOS[2]

 

 

En el proyecto de  configuración del ALCA, bajo control de EUA, que se expande a nivel hemisférico a través del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA), se pueden prever dos probables escenarios. El primero, es el ALCA “Organizativo”, planificado y administrado por el  establishment empresarial corporativo y político-militar de EUA. Otro, el ALCA “Asociativo”, con participación de los pueblos de las Américas,  de sus respectivas representaciones parlamentarias y de  sus gobiernos centrales y subestatales, en el que se prioriza el consenso y no la imposición unilateral de grupos económicos concentrados. En este último escenario, EUA debería desempeñar un rol clave  procurando organizar una asociación solidaria, en la que los actores estatales,  subestatales y organizaciones no gubernamentales participen en un “pie de relativa igualdad” en la definición de los objetivos y en el trazado de las estrategias -estimadas óptimas- para el conjunto y no sólo para una de las partes o  para grupos empresariales reticulares del centro imperial y de los países periféricos. Estos  dos escenarios extremos, incluyen una variedad de matices que se encuentran entre  ambos.

 

Probablemente el ALCA efectivo, operante, esté distante de los modelos considerados y mezcle contenidos del “modelo hegemónico absolutista” y del “hegemónico ilustrado”.

 

 

 

1.3.- ESCENARIOS DEL MERCOSUR Y/O CONOSUR[3]

 

 

Consideramos aquí dos hipótesis respecto al futuro del MERCOSUR.

 

La primera imagina un MERCOSUR consolidado, devenido Unión Aduanera Perfecta, con algún grado de Coordinación Macroeconómica,  que se asocia a otros Estados de América del Sur, por ejemplo a miembros de la COMUNIDAD ANDINA DE NACIONES (CAN), configurando el ALCSA, con más de 300 millones de habitantes,  un PBI de U$S 1,3 trillones (conforme terminología anglosajona) y  una generosa dotación de recursos naturales   energéticos, alimentarios, minerales y una extensa geografía que incluye rodovías, hidrovías, ferrovías, puertos, transportes, oleoductos, gasoductos, telecomunicaciones, etc.

 

La segunda, considera un MERCOSUR transformado en ZONA DE LIBRE COMERCIO (ZLC) “plena”, tipo NAFTA o Closer Economic Relations (CER-Australia-Nueva Zelanda), en la que se comercializan todo tipo de mercancías (bienes y servicios). Téngase presente que de  acuerdo  a criterios  propiciados por grupos negociadores, pertenecientes a países miembros de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), en la Organización Mundial de Comercio (OMC), en el NAFTA, en el Anteproyecto ALCA o en el Acuerdo Multilateral de Inversiones (AMI)[4], cualquiera sea el servicio de que se trate se lo considera una mercancía: educación; salud; uso, provisión, administración y disposición del agua, son concebidos como mercancías subordinadas a las leyes de los mercados y no como servicios públicos.

 

En nuestro país, el ex ministro Cavallo pretendía retrotraer el MERCOSUR a una ZLC, para disponer de un instrumento de  política económica y afrontar la crisis nacional.

 

En Argentina, la convertibilidad contrajo los márgenes de decisión de la política económica nacional, impidiendo implementar políticas de tipo cambiario o monetario. El arancel externo del MERCOSUR le restringía la posibilidad de ejecutar una política comercial externa solitaria y el agravamiento de la crisis le cerró el acceso al financiamiento externo. Nuestro país sólo podía actuar a nivel de política fiscal, aunque dentro de un marco acotado.

 

 

 

1.4.-  FACTIBILIDAD DE CADA UNO DE LOS ESCENARIOS PREVISTOS

 

 Los escenarios “mundo dividido” o “armonía interimperial” (multipolar), son de ocurrencia más probable que otros como “mundo sin frontera” o “predominio de la globalización estadounidense”, que demandaría un mundo unipolar.

 

 

1.4.1.- ESCENARIO UNIPOLAR

 

Algunos analistas estiman probable la ocurrencia de un mundo unipolar controlado por EUA que -luego de los atentados experimentados en su territorio- lanza una “iniciativa de guerra integral” para sojuzgar a los “Estados fallidos”[5]; dominar a los “Estados forajidos”[6];  exterminar los focos terroristas  islámicos, conexos y colaterales; y extender su hegemonía  a través de todo el planeta.

 

Según esta  visión, EUA intentaría configurar un Nuevo Orden Mundial que tendría las siguientes características:

 

·         Las armas de EUA o de la Organización del Atlántico Norte (OTAN) desconocerían al derecho internacional de las Naciones Unidas (ONU).

 

·         Los países miembros de la UE se subordinarían a la estrategia de  EUA. Desde el conservadurismo político de España (Aznar) e Italia (Berlusconi), pasando por la “Tercera Vía” del Reino Unido (Blair).

 

·         La proclamación de un futuro “Estado Palestino”, propiciado por Bush (h), podría significar la consolidación de la hegemonía de EUA en Medio Oriente, a través del control de Israel, Egipto, Jordania y Palestina.

 

·         El alineamiento de Rusia, Pakistán, India e Irán, implicaría que EUA mete sus narices en Asia Central -a pesar de que los tres primeros Estados  detentan la posesión de armamento atómico- y obtiene una fuente de aprovisionamiento energética (Rusia, Uzbekistán, Turkmenistán, etc.) complementaria y/o  alternativa a la de la Región del Golfo (Arabia Saudita, Kuwait, Emiratos Arabes Unidos, etc.). El alineamiento ruso con EUA reedita la alianza de 1941 (antinazi), disuelta a partir de la finalización de la 2ª. Guerra Mundial (siglo XX) hasta la fecha. Rusia al retirar sus bases residuales de la guerra fría de Cuba y Vietnam, pretendería acelerar su ingreso a la OMC y  llegar a un acuerdo con la OTAN.

 

·         Las élites de Pakistán e India podrían configurar un bloque diplomático que sirva como dique de contención de la República Popular China.

 

·         Japón, la segunda economía del mundo, también se subordinaría a la hegemonía de EUA.

 

·         China no formaría parte del staff directivo de este Nuevo Orden Mundial hegemonizado por EUA.

 

·         La guerra del siglo XXI podría aprovecharse para extender la hegemonía de EUA a todas las Américas, a través de la imposición del ALCA y un TIAR reformulado, que incluiría el Plan Colombia (narcotráfico, insurgencia y paramilitares) y la “Iniciativa Andina”(narcotráfico, guerrilla e indigenismo ecuatoriano).

 

·         El MERCOSUR se diluiría en el marco de esta ofensiva hegemonizante de EUA. Además de las cuestiones referidas a la libertad de los mercados y la deuda externa,  recobrarían importancia las relacionadas con la seguridad[7].

 

·         Este esquema de poder sería sustancialmente unipolar -por el hegemonismo de EUA y el rol subordinado de la UE-, en la  “Nueva Alianza Atlántica”. Dicha Alianza desplegaría una “guerra integral” que recurriría a medios militares, financieros, tecnológicos, mediáticos, económicos  y a una “estrategia sin tiempo” para sojuzgar o exterminar  a todos aquellos que no se disciplinen y alineen con la “agenda de seguridad americana o euroamericana”.

 

·         La gran olvidada sería  Africa a nivel económico-comercial y social, aunque no a nivel de seguridad si los gobiernos de los países de dicho continente acogen o protegen a grupos o redes islámicas terroristas o conexas.

 

 

 

 1.4.2.- ESCENARIO MULTIPOLAR

 

 

Las visiones multipolares, consideran que el sistema unipolar es de corto alcance, que transitará por un nuevo ordenamiento hegemonizado por EUA, por un tiempo limitado a la duración del efecto producido por los atentados terroristas contra las Torres Gemelas y el Pentágono.  Este unilateralismo sería contestado o debilitado  tanto a nivel doméstico como a nivel mundial. Si bien EUA ha experimentado, de acuerdo a esta visión, luego de los atentados, una regresión autoritaria que congrega prácticamente a la amplia mayoría de su población en contra de un enemigo común, se considera, sin embargo, que recuperará su condición de sociedad abierta y plural, que llevó otrora a segmentos de su población a recusar la intervención del país en Vietnam, contribuyendo a forzar el retiro de las tropas militares de ocupación. Además, es una sociedad en la que conviven una multiplicidad de sectores, minorías y agrupamientos sociales y  étnicos que configuran un crisol.

 

 Por su parte, el condominio franco-germano  está dando en la UE un ejemplo inédito con la configuración de una unidad política y económica anclada en el equilibrio territorial y el Estado red articulador y coordinador de las diferentes jurisdicciones que refuerzan las instancias e instrumentos de participación democrática.

 

A su vez la Gran China tiende a aumentar su gravitación política y económica internacional, influyendo en la orientación de la OMC. Japón y algunos países de la ASEAN, India, Irán, Rusia y Africa del Sur también pueden ampliar su influencia en sus respectivos entornos.

 

Finalmente, en América del Sur, Brasil y Argentina, que configuran la espina dorsal del MERCOSUR, pueden contribuir a la recuperación, fortalecimiento y ampliación de este  bloque dotándolo de un sentido continental, a través de la convergencia CAN-MERCOSUR.

 

 

1.4.3.- ALGUNAS CONCLUSIONES SOBRE EL TEMA

 

Luego de los atentados de septiembre, la actual Administración Republicana pone en evidencia  el  unilateralismo que la llevó, en el pasado reciente, a no firmar el Protocolo de Kyoto sobre emisión de gases contaminantes, a rechazar el Tribunal Penal Internacional para el juzgamiento de crímenes de lesa humanidad, a desconocer el Tratado Antimisilístico, a no suscribir el Tratado de Minas Antipersonales, a no cooperar en el control de las armas bacteriológicas porque afectaba su seguridad y  a degradar a las Naciones Unidas al sustituir su accionar por el de la OTAN.  Para legitimar su posición ante el mundo, a partir de dichos atentados, teje una urdimbre en la que los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (incluidos Rusia y China), aprueban la propuesta de obligar a los Estados miembros a bloquear las fuentes de apoyo financiero y logístico a los grupos terroristas.  Así, bajo la cobertura del capítulo VII de la Carta de la ONU, EUA  lanza su ofensiva contra el terrorismo y el financiamiento de los actos terroristas.

 

El esfuerzo inmediato para enfriar conflictos como los que se viven en Medio Oriente o en otros lugares del planeta y que podrían escalarse aún más, consistiría en avanzar en el diseño de una nueva arquitectura de convivencia internacional que, por supuesto, debería exceder los intereses inmediatos de EUA.

 

  La UE por su peso económico, comercial y político podría y debería jugar un rol importante y no limitarse a involucrarse en decisiones discrecionales de un tercero. Precipitada la crisis económica y financiera, los actores políticos y sociales deberían avanzar para recuperar la confianza que perdieron los agentes económicos, protagonistas directos de los mercados. Más liquidez, menos tasas de interés y recuperación del razonamiento de Keynes, pero aplicándolo de manera no mimética, contribuiría a remontar  una crisis mundial a la que no se quiere admitir como tal, a pesar de que EUA, la UE y Japón están inmersos en ella.

 

El desorden de la globalización con su incrementos de las desigualdades inter  e intraestatales, los flujos  financieros especulativos, los flujos migratorios que fugan de la miseria o de la tiranía, sumado a los odios interculturales y/o interreligiosos, reclaman un esfuerzo colectivo, multipolar de construcción de un nuevo orden mundial, a través de factores que lo hagan gobernable.  Espacios supraestatales efectivos o en ciernes como la UE, MERCOSUR y/o ALCSA, ASEAN o Estados gravitantes como India, Irán, China, Japón o Corea podrían contribuir a configurar una nueva gobernabilidad equilibrada, cooperativa y solidaria.

 

La reorganización y revisión del funcionamiento de instancias como el FMI, el Banco Mundial, la OMC y hasta las Naciones Unidas, así como la puesta en funcionamiento del Tribunal Penal Internacional, deberían acompañar este proceso de “gobernabilidad mundial”.

 

 

1.5.- LA ECONOMIA ARGENTINA Y SUS EXPORTACIONES: BREVE DIAGNOSTICO

 

 

1.5.1.- LA ECONOMIA

 

 Argentina vivió durante los años ´90 (siglo XX)  acontecimientos contradictorios:

 

  • registró un aumento en su PBI, amplió la frontera de sus recursos naturales energéticos, agropecuarios y mineros; mejoró parte de sus servicios públicos privatizados; y extranjerizó los servicios bancarios. Las filiales de  firmas extranjeras y conglomerados de capital nacional, del sector manufacturero, impulsaron una transformación en la producción de insumos básicos, alimentos, automotores y otras manufacturas de consumo masivo. En estas ramas se registró una concentración de la producción en pocas firmas, un aumento de la dotación de capital y la incorporación de tecnología de nivel internacional. Asimismo, la estabilidad de los precios favoreció la demanda interna y la recaudación tributaria. Los recursos fiscales aumentaron en U$S 20.000 millones de dólares, por la enajenación de las empresas públicas a grupos privados, con predominio del capital extranjero.

 

  • Sin embargo, no todas las políticas adoptadas tuvieron efectos positivos: las economías regionales se retrajeron y las firmas pequeñas y medianas se debilitaron o extinguieron.

 

Los cambios operados durante la década, configuraron un sistema económico y un mercado de trabajo fracturados. En el sector concentrado prevalecieron actividades de importante crecimiento; mientras que en  el de las economías regionales y  Pymes, no aconteció lo mismo.

 

Los servicios públicos privatizados, las grandes redes de comercialización, la explotación de la nueva frontera de recursos naturales, empresas agropecuarias, áreas industriales y de servicios dotadas de tecnología informática, absorbieron el 33% del PBI y un 20% del empleo totales. Pero también ,este sector económico concentrado, aumentó la proporción de  adquisición de insumos importados, desorganizó los eslabonamientos con la producción doméstica de bienes y servicios y registró un déficit en el balance de divisas.

 

Por otra parte, el sector público, las economías regionales y las Pymes absorbieron alrededor del 66% del PBI y un 80% del empleo. Aquí se consideran las firmas y trabajadores informales, con bajos niveles de productividad e ingresos. Estas actividades producen -casi con exclusividad- para el mercado doméstico y se abastecen de bienes y servicios de producción nacional. Los encadenamientos de este segundo agrupamiento social con el primero se  debilitaron.

 

Por consiguiente, la dualidad del sistema económico y del mercado de trabajo, coincide con la pérdida de competitividad,  el creciente endeudamiento externo,  la desigual distribución del ingreso y la exclusión social.

 

A partir de mediados de los ´80, la República Argentina ha tenido una política de reducción de  sus barreras arancelarias y no arancelarias. El arancel promedio, a mediados de los ´80, era del orden del 45%, con aranceles que alcanzaban hasta el 80% y el 90%. Actualmente, el arancel promedio de Argentina es del 13% y además se ha eliminado casi todo tipo de barreras no arancelarias.

 

La apertura, a diferencia de lo ocurrido en otros países, se implementó de manera unilateral, sin negociar las relaciones de intercambio para equilibrar los intereses recíprocos, provocando no sólo un problema en el sector productivo y de servicios, sino también un problema financiero..

 

Si bien la Argentina a principios de los ´90 había también logrado disminuir una parte de su deuda externa a expensas de privatizar y extranjerizar su patrimonio, en el curso de esa década acumula significativamente deuda externa. Como resultado, tenemos importantes vencimientos anuales en concepto de intereses y deudas de corto plazo del sector público y privado que comprometen casi el 30% del Presupuesto Nacional y alrededor del 60% de las exportaciones argentinas.

 

Según Aldo Ferrer[8], el problema central de la economía argentina no es su déficit fiscal, sino su vulnerabilidad externa, fundada en el endeudamiento y el déficit de la cuenta corriente del balance de pagos.

 

 

 

1.5.2.- LAS EXPORTACIONES: PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS

 

 

Una primera característica es que alrededor del 60% de las exportaciones se originan en el sector agropecuario, con solo alguna primera transformación.

 

Segundo, la pauta de exportaciones está ligada a bienes de lenta demanda y con deterioro de precios relativos.

 

Tercero, esta frágil  pauta exportadora nos coloca en situación de débiles competidores de las principales economías del mundo (EUA, UE, Japón).

 

Cuarto, en relación al destino de sus exportaciones, Argentina es un país que tiene un comercio exterior diversificado, en términos de destino geográfico. Dentro de estos destinos, más del 50% de las exportaciones se concentra en países no industrializados.

 

El mercado de EUA absorbe menos del 10% de las exportaciones, porque nuestra actividad económica es competitiva de la de aquél país. EUA también es un gran productor de bienes agrícolas de zona templada. En cambio, la UE, pese a su proteccionismo agrícola, es un mercado de destino de importancia, el segundo, después del MERCOSUR.

 

Quinto, América del Sur absorbe el 40% de las exportaciones argentinas. Nuestro país, tiene relación comercial superavitaria con el MERCOSUR, con Chile y con  la CAN. También con algunos países del norte de Africa y de Medio Oriente. Entre ellos Irán. En cambio, tiene relación comercial deficitaria con el NAFTA (EUA, México y Canadá) y con la UE, al igual que  con Japón, China y ASEAN en los años recientes.

 

Los porcentajes de exportación por zonas económicas de destino, son los siguientes: MERCOSUR 34%; UE  19%; NAFTA  11%; Asia-Pacífico 9%; y Resto del Mundo 27%[9].

 

Dadas estas características del comercio exterior argentino, nuestro país debería examinar la futura política comercial, en especial la relacionada con las negociaciones multilaterales, las minilaterales (tipo EUA, ALCA, UE, CAN, ASEAN, CER, etc.),  y las bilaterales.

 

 

1.5.3 .- NEGOCIACIONES MULTILATERALES: OMC

 

Algunos sectores presumen que en este ámbito se producirá alguna liberalización en el comercio agrícola. Esta cuestión es  fuente de conflicto entre EUA, la UE y Japón y sólo cuando acuerden entre ellos se producirán avances. Es ilógico pensar que EUA eliminará o reducirá su política de subsidios a la producción y/o exportación agrícola, en el marco de las negociaciones del ALCA o del 4+1, porque sólo eliminará o reducirá dichos subsidios simultáneamente con UE y Japón, en el marco de la OMC. Sin embargo, debe preverse que si la Tríada acuerda reducir y/o eliminar subsidios agrícolas, esto no será gratuito, probablemente exigirá a países como Argentina, en futuras negociaciones comerciales, alguna contrapartida, por ejemplo, una reducción simétrica de aranceles en materia de “productos industriales”, de “servicios”,  prohibición de estipular  “requisitos de desempeño”[10], etc.

 

La importancia que los países de la OCDE dan al tema agrícola se advierte en el monto que destinan, aproximadamente  U$S 360.000 millones anuales,  para subsidiar esta actividad: alrededor de U$S 1.000 millones diarios[11].

 

 

 

 

1.5.4.- NEGOCIACIONES MINILATERALES [12] :  ALCA, UE, CAN

 

 

 Argentina no debería priorizar un área de comercio preferencial con EUA, por las razones que esbozamos a continuación.

 

Primero, porque se destina a EUA menos del 10% de nuestras exportaciones, dado que es un gran productor de alimentos de clima templado, independientemente de ser un desleal competidor nuestro.

 

Segundo, si EUA decide una reducción y/o eliminación de la política de subsidios agrícolas, conjuntamente con UE y Japón, en el marco de la OMC, previsiblemente exigirá gravosas contrapartidas comerciales a países como Argentina.

 

Tercero, Argentina ya acordó con EUA, en el Tratado de Promoción y Protección Recíproca de Inversiones, la prohibición de estipular “requisitos de desempeño”[13] a firmas de capital estadounidense, por parte de  autoridades nacionales, provinciales o municipales.

 

Cuarto, estos acuerdos minilaterales que promueve EUA, son conocidos como “GATT plus”,  no se refieren exclusivamente a medidas arancelarias y no arancelarias restrictivas del comercio, sino que se relacionan con temas de la estructura económica doméstica de los países, por ejemplo, inversiones extranjeras, compras gubernamentales, libre movilidad de capitales, propiedad intelectual, servicios como educación, salud, uso y disposición del  agua, etc (éstos últimos de jurisdicción provincial). Se trataría de una integración en la que el mercado del país más poderoso, se apropia de  sectores estratégicos o rentables de un país  débil. No es un sólo un caso de “integración arancelaria” en la que se eliminan disposiciones arancelarias y extra-arancelarias, sino de tipo “transfronteriza” en la que las corporaciones del Estado hegemónico cooptan los mercados de los Estados dependientes.

 

Quinto, EUA tiene aranceles bajos, pero mantiene restricciones extra-arancelarias.Por ejemplo, actividades económicas como el maní de la provincia de Córdoba, el limón de Tucumán, la miel de La Pampa, Santa Fe, Santiago del Estero, Bs. Aires, etc. experimentan este  tipo de restricciones.

 

Sexto, las exportaciones de Argentina a EUA no tienen oportunidades de aumentar, porque ellos producen lo que nosotros podríamos venderles, en tanto que facilitar la importación de sus productos y servicios desalojarían a los nuestros del mercado doméstico y de aquellos mercados sudamericanos a los cuales proveemos actualmente.

 

Séptimo, si bien el país del cual proviene el más alto porcentaje de inversión extranjera es EUA, seguido por el Reino de España, a nivel de bloque económico, la UE es el principal origen de la inversión extranjera radicada en Argentina.

 

Octavo, también el ALCA probablemente producirá en Argentina riesgos económicos, sociales, ambientales y geopolíticos, si consideramos que la hegemonía del bloque será detentada por un Estado con el que  mantiene una relación de subordinación. Además, el régimen de inversiones propuesto, agudizará la vulnerabilidad externa de la Argentina.

 

 Las consecuencias de la apertura a los bienes y servicios de la mayor economía del planeta, darían lugar no sólo a los riesgos mencionados, sino también a riesgos sociales, relacionados con los desarreglos que se producirán en las estructuras de las economías provinciales o regionales argentinas, precipitando y agudizando los procesos de informalización y precarización de los respectivos mercados de trabajo, ya que en el ALCA no se prevé la discusión de ningún tipo de cláusulas laborales[14].

 

 

Por otra parte, EUA podría aprovechar el ALCA para exportar industrias ambientalmente “sucias” tal como ya aconteció con México -en el NAFTA-, dado que el régimen de inversiones propuesto torna inviable medidas gubernamentales -nacionales y subnacionales- que tiendan a proteger el medio ambiente, en contra de las acciones de las  firmas extranjeras.

 

También existen riesgos de tipo geopolítico, dado que la acción de EUA dentro de ALCA podría diluir el MERCOSUR que, no obstante sus problemas y fragilidades, representa una apuesta estratégica para el desarrollo del Cono Sur, que probablemente se incrementará si Argentina y Brasil avanzan hacia una moneda común.

 

Es menester que las negociaciones relativas al ALCA o al 4+1 no  permanezcan en secreto: la sociedad debe estar informada y participar a través de canales adecuados. Dicha participación debe involucrar no sólo a las entidades no gubernamentales, sino especialmente al Parlamento Nacional y a los gobiernos Provinciales,  ya que la agenda de discusión puede incluir asuntos en los que la Nación carece de facultades para tomar decisiones, que signifiquen cesiones o renuncias de derechos y/o acciones. Además, las Provincias deberían participar en las negociaciones, dado que una vez negociado un Tratado, el Congreso de la Nación lo debe aprobar o desechar sin enmiendas, adquiriendo una mayor jerarquía que las leyes de la Nación o que las Constituciones Provinciales.[15]

 

Consecuentemente, la Argentina debería propiciar negociaciones que contribuyan a consolidar al MERCOSUR y a la convergencia de éste con la CAN, con el objeto de configurar el ALCSA. Desde esta última plataforma, se podrían entablar negociaciones con EUA y/o NAFTA, con la UE, los países “ballenas”, etc. En cambio, priorizar la relación comercial con EUA, significaría para Argentina una pérdida para su comercio exterior y también para el de los países del MERCOSUR.

 

 

1.5.5.- NEGOCIACIONES CON  LA UE

 

Respecto de las negociaciones con la UE (2° destino geográfico de las exportaciones argentinas, después de América del Sur) sirven muchos de los argumentos invocados con respecto a EUA.

 

La relación comercial de Argentina con la UE es deficitaria, aunque menos importante que la mantenida con EUA. Si la UE accediera a eliminar los subsidios agrícolas y la protección a sus agricultores, la Argentina no debería permutar dicha decisión por la renuncia a la producción de bienes industriales y a la desregulación de los servicios o la liberalización de las compras gubernamentales. Una estrategia de este tipo, podría consolidar un destino casi exclusivamente agrominero-turístico para la Argentina.

 

 

1.5.6.- NEGOCIACIONES CON  MERCOSUR

 

Argentina debería  negociar todos sus acuerdos comerciales multi y minilaterales desde esta plataforma económico-comercial que es el MERCOSUR. Este es un proyecto en curso, que tiene diez años de vida y con el que Argentina accedió a un mercado tres veces más grande que el suyo, bajo el arancel externo común que otorga una preferencia a la Argentina, en competencia con la UE, EUA  u otro país.

 

En la pauta exportadora de Argentina hacia MERCOSUR prevalece una mayor proporción de bienes industriales con mayor valor agregado, diferente de la que se tiene respecto de UE, EUA y otros países del mundo.

 

 Los Estados miembros de MERCOSUR, deberían tener presente que una de las principales motivaciones que induce a un inversor  a radicarse en el extranjero, es la existencia de un gran mercado consumidor, con protección aduanera y en que la inversión extranjera tenga un tratamiento no discriminatorio. MERCOSUR ofrece dichas condiciones, las cuales dejarían de existir si el ALCA lo absorbiera.

 

 

 

TITULO II

  2- LAS REGIONES ARGENTINAS EN CADA ESCENARIO: VENTAJAS Y DESVENTAJAS.

 

2.1. LAS REGIONES EN LOS ESCENARIOS INTERNACIONALES

 

Un mundo unipolar, el de más probable ocurrencia, en los años próximos, significaría la implantación de un mundo transfronterizo y global controlado por un Megaestado, que se asemejaría al Estado Imperial[16]. Sería un mundo que descansaría sobre el predominio militar y económico de un Estado Hegemónico. El control se lograría, en el caso de MERCOSUR y/ o América Latina,  a través de la transnacionalización y el control económico-tecnológico (ALCA), de la intervención o control de las fuerzas militares (TIAR) y la “gobernabilidad”(proyecto de Carta Democrática de la OEA)[17].

 

El correlato “colonial” del modelo Megaestado son las microrregiones de Kenichi Ohmae, que se insertan exitosamente en las corrientes financieras, productivas, tecnológicas y comerciales del sistema mundial. En este modelo se advierte un clivaje entre  regiones subestatales o intranacionales de un mismo Estado. Existen regiones ganadoras y también perdedoras, concectadas o desconectadas de  los flujos internacionales. Estas microrregiones se vinculan entre sí, independientemente del Estado Nación que actúa entorpeciendo este tipo de relaciones. Ejemplos de estas regiones son Cataluña o Galicia en España, Lombardía o Milán en Italia, Quebec en Canadá, la eurorregión Mosa-Rin, la Pirenaica, la Lotaringia en la UE, así como los estados del sur de EUA asociados con los del norte de Méjico, en el marco del NAFTA.

 

En la UE existen más de 200 regiones clasificadas a partir del ingreso per capita y la tasa de desempleo y referidas a la política de los fondos estructurales. Asimismo, existen tres macrorregiones: Lotaringia, Arco Atlántico y Cinturón Mediterráneo.

 

Los triángulos de crecimiento de ASEAN son, también, algunos de los casos de regiones exitosas mencionadas por Ohmae.

 

El Documento de Santa Fe IV, elaborado por expertos del partido Republicano, gobernante en EUA, analiza el fenómeno de las microrregiones, desde el costado de la hipotética balcanización latinoamericana, enmarcada en un proyecto imperial unipolar o de armonía de la Tríada, en que las Américas están gobernadas por el ALCA, el TIAR y el proyecto de Carta Democrática  de la OEA. Los casos citados son Mexoamérica (norte de México) separada del resto del país, el sur de Brasil, la partición de Colombia y la secesión de Luzia, jurisdicción subestatal venezolana en la que se encuentran los principales yacimientos hidrocarburíferos, etc.

 

Un escenario multipolar donde coexisten diversos actores posibilitaría la vigencia de un mundo más equilibrado y a lo mejor solidario. En este escenario actuarían actores continentales tipo UE, NAFTA, MERCOSUR y/ ALCSA, ASEAN  además de Estados hegemónicos o “ballenas”.

 

Existen dos visiones respecto de los actores supraestatales. La del argelino Zaki Laidi, quién considera que el Estado suprasoberano o bloque de carácter unitario o centralizado sustituirá al Estado nacional y la del catalán Castells quién advierte sobre las características del Estado-red que podría entenderse como la coordinación de las políticas entre distintos estamentos: nacional, provincial, municipal, de modo que no exista cesión ni imposición, sino coordinación reticular.

 

En la UE, el Estado red no sustituye al Estado Nación, sino que es un instrumento de su supervivencia, a condición de conceder cuotas de soberanía, obteniendo a cambio voz y voto en los asuntos mundiales y aún nacionales, en la etapa de globalización de la economía. Este tipo de Estado se caracteriza por compartir la autoridad, la capacidad de ejercicio o imposición de la fuerza legitimada a lo largo de una red. La red no tiene centros sino nodos. Estos pueden ser de diferente tamaño y se enlazan reticularmente a través de relaciones asimétricas. El Estado red, impide la existencia de desigualdades políticas entre sus miembros. Alemania, es el poder económico, pero Gran Bretaña y Francia poseen más poder militar y una parecida capacidad tecnológica. Este tipo de Estado, con su soberanía de geometría variable, sería la respuesta de los sistemas políticos a los retos de la globalización

 

La diversificación y fragmentación de los intereses sociales, en la sociedad red, da como resultado su agregación en la forma de identidades (sectores) reconstruidas.

 

La pluralidad de grupos transmiten al Estado Nación, las aspiraciones, demandas y objeciones de la sociedad civil. La incapacidad del Estado para responder simultáneamente a este cúmulo de demandas, provoca una “crisis de legitimación” o la “caída del hombre público”. Para superar esta crisis de legitimidad, los Estados descentralizan algo de su poder a las instituciones políticas subestatales. Este movimiento origina dos tendencias convergentes.

 

Por una parte, debido a la diferenciación territorial de instituciones estatales, los grupos locales y regionales encuentran su expresión más fácil en los ámbitos local y regional.

 

Por otra parte, los gobiernos nacionales tienden a centrarse en controlar los desafíos estratégicos planteados por la globalización de las finanzas, la comunicación y el poder, dejando que los niveles inferiores de gobierno asuman la responsabilidad de vincularse con la sociedad, en la gestión de los asuntos de la vida cotidiana, para reconstruir la legitimidad mediante la descentralización.

 

El proceso de relegitimación del MERCOSUR, podría tener lugar a través de la germinación de iniciativas provinciales, municipales, mercorregionales, en las que los ámbitos de desarrollo económico, así como las actividades educativas, culturales y sociales de dichas entidades se vinculen horizontalmente y en paralelo a las de los gobiernos nacionales y a la de los grupos económicos predominantes y concentrados.

 

El poder puede descansar en el dinero y/o en las armas. La economía y/o la fuerza militar sirven de instrumento para imponer, influenciar o doblegar voluntades. La política es el recurso organizador de las actividades relacionadas con la preservación, ejercicio o conquista del poder.

 

 Durante el periodo bipolar de guerra fría, el poder se asentó en la fuerza de los arsenales atómicos, mientras que en la última década del siglo XX, se basó en la economía, a través de la  expansión de los oligopolios financieros, productivos, tecnológicos, mediáticos y armamentísticos  con  predominio de firmas estadounidenses.

 

Si consideramos que EUA es la única superpotencia militar de alcance planetario, es inconveniente para los intereses de Argentina un escenario unipolar basado en las armas, en el que tanto su jurisdicción nacional como las subnacionales se tornarían irrelevantes.

 

Argentina fue forzada a abandonar sus proyectos de desarrollo vinculados, directa o indirectamente, con la producción de armamentos, durante los años ´80 y ´90 (siglo XX). Desactivó el proyecto de misil Cóndor; orientó sus investigaciones nucleares hacia actividades no bélicas y se sometió con Brasil a la supervisión de la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA); abandonó la producción de armamentos y desvinculó a sus Fuerzas Armadas de firmas como YPF, SOMISA y CONEA.

 

El superpoderio de EUA le otorgaría ventajas ilimitadas respecto de los demás actores internacionales, ninguno de ellos  -aisladamente o en conjunto- estaría en condiciones de controlarlo.

 

No obstante, un mundo en el que exista predominio del poder económico, no impide la acción de otros poderes:  la UE en términos económicos y comerciales, es tan importante como  EUA que -si bien ha conservado su poderío militar-,  ha retrocedido a nivel económico en relación a sus competidores.

 

 

  

2.2.- REGIONES Y PROVINCIAS Y EL UNIPOLARISMO

 

 

Si la seguridad es el prisma a través del cual EUA observa a América del Sur en general y a Argentina en particular, zonas como la Triple Frontera, el NOA y el extremo austral se convertirán en focos de su interés. La Provincia de Misiones, por las sospechadas relaciones de la población islámica residente en Puerto Iguazú con el terrorismo; la de Salta y Jujuy, por su vecindad con la zona andina y centro-sudamericana relacionadas con la coca, el narcotráfico, el terrorismo y los grupos militares irregulares; y Tierra del Fuego[18] por su proximidad con un punto de conexión bioceánico. 

 

La región Pampeana (Provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y La Pampa), exportadora de bienes agrícolas y agroindustriales, se vería afectada porque continuaría sin poder vender  su producción a EUA[19].  No obstante, EUA aún mantiene -y nada induce a pensar en una decisión revocatoria- una política de promoción a las exportaciones agrícolas que reciben agua y energía eléctrica subvencionadas y reducciones impositivas. Además las importaciones de automotores, las de azúcar, textiles, acero, maní, limones, miel, etc.  están limitadas por cuotas o por reglamentos para-arancelarios [20] y tampoco a mercados como Brasil, Chile o los andinos, porque no podría competir con sus similares de EUA y/o de Canadá. Además, en la “disputa de las Tesorerías”, el resultado es obvio. La superpotencia económica  cuenta con el “Banco Central Mundial”, emisor del dólar; mientras  que Argentina atraviesa una  situación de insolvencia.

 

El grueso del producto bruto geográfico (PBG) de las diversas regiones argentinas, está configurado por productos primarios agrícolas, por manufactura de origen agropecuario (MOA), por manufactura de origen industrial (MOI) y por energía y combustibles. La producción agraria y agroindustrial no estarían alcanzada por el régimen de libre comercio de la OMC y/o del ALCA, porque son ajenos a su encuadre normativo. EL 60% de las exportaciones argentinas están vinculadas al agro y a la agroindustria. Algún sector agroindustrial y  las MOI  estarían bajo los parámetros del libre comercio del ALCA y la OMC, aunque destacando que la participación de las regiones argentinas en este tipo de transacciones es irrelevante a nivel del comercio mundial. Por otra parte, productos siderúrgicos, fabricados en Buenos Aires y/o Santa Fe, que han obtenido un estándar competitivo, han sido perjudicados porque el Gobierno Federal de EUA, las autoridades estaduales y en modo particular, la Administración Bush, invocan “prácticas comerciales injustas”, para recurrir a medidas antidumping que protegen a los productores de acero.[21]

 

En materia de servicios, patentes e inversiones la liberalización tipo OMC o ALCA tendría consecuencias negativas para la totalidad de las  regiones argentinas [22].

 

 La Ciudad de Buenos Aires, en la que el sector terciario aporta el 80% de su PBG, podría favorecerse por un régimen de desregulación de  los servicios y las inversiones. Mendoza es otra Provincia que registra un creciente porcentaje de sus exportaciones, en el lapso 1995/99, orientadas al NAFTA. Los complejos “Uva (vinos) y petrolero”, merecen destacarse. Aunque  no debe exagerarse al respecto, dada la prohibición de los “criterios de desempeño” que  propugnan la OMC y el ALCA.

 

Las Provincias de la Patagonia (Santa Cruz, Tierra del Fuego, Chubut, Neuquén y Rio Negro)  podrían asociarse provechosamente  en un régimen de libre comercio. Disponen de poca población, importantes atractivos turísticos y recursos naturales y un alto ingreso per  capita (dada la relación PBG-población)[23].

 

Santa Cruz y Tierra del Fuego tienen un ingreso per capita similar al de España e integran con la Ciudad de Buenos Aires, los distritos del denominado “Primer Mundo”.

 

Chubut tiene un ingreso per capita similar al de Grecia;  Neuquén al de Portugal; Rio Negro y La Pampa al de Eslovenia y Antigua. Este segundo bloque de Provincias, configuran, en materia de ingreso per capita, la clase media alta del país.[24]

 

La Patagonia configura la segunda región en importancia, a nivel nacional, por el monto de sus exportaciones. La primera es la Pampeana, donde se encuentran las tres principales Provincias exportadoras: Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, en ese orden.

 

El monto anual promedio de las exportaciones de la región Patagonia, en el periodo 1995/99, fue de  U$S 3.321 millones.[25]

 

La Provincia que más exportó en el citado quinquenio fue Santa Cruz: U$S 902 millones y la que menos exportó (promedio igual periodo), La Pampa: U$S 162 millones.

 

En el caso del Neuquén, del Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, energía y combustibles es el agrupamiento que más contribuye a las exportaciones. En Río Negro y La Pampa, los productos primarios[26].

 

El resto de las regiones resultarían más dañadas que beneficiadas, por la vigencia de hecho o de derecho de un  Acuerdo de Libre Comercio con los EUA, sea  el 4+1 o el ALCA.

 

 

La Argentina se podría convertir en un país invertebrado, dentro de un Megaestado Imperial, con regiones heterogéneamente prósperas, porque ninguna de ellas alcanzaría en los próximos años un equilibrio intrarregional. En esta Argentina se producirían desplazamientos demográficos. Algunas Provincias y distritos se desconectarían de los circuitos de poder, experimentando situaciones de declinación económica y degradación política, mientras que otras se beneficiarían con las ventajas ofrecidas por la división del trabajo hemisférico.

 

En síntesis, un mundo multipolar posibilitaría la construcción de un  MERCOSUR y/o ALCSA sobre la base de los siguientes pilares: 1) Asociatividad[27]; 2) Estado-red; 3) vigencia de un arancel neohamiltoniano para la creación de una plataforma de desarrollo territorialmente equilibrada y una apropiada inserción en el mundo[28].

 

Las alternativas para MERCOSUR podrían ser, en este caso, a nivel del marco Regional, las que siguen :

MERCOSUR + Chile = Bioceanidad

MERCOSUR+ Venezuela= Petróleo-OPEP

MERCOSUR+CAN= ALCSA

 

 

 2.3. LAS REGIONES ARGENTINAS Y RELACIONES CON EL MUNDO

 

Consideramos que de los escenarios analizados, el multipolar es el más conveniente a los intereses y bienestar de los argentinos, como así también se corresponde mejor a su cultura y percepción histórica del mundo.

 

Un mundo organizado en torno al eje económico y con varias potencias que comparten el poder, daría a Argentina y a sus entidades subestatales y/o regiones margen de maniobra para actuar “fronteras adentro” y aún externamente, porque el poder mundial estaría repartido y no concentrado, como acontecería en un escenario asentado en el eje militar.

 

No obstante dicho escenario económico, si bien condición necesaria no sería suficiente para permitir el mejoramiento del desempeño argentino. Dicho escenario debería contar con ingredientes de tipo interestatal que morigeren el desempeño de firmas privadas, dado que Argentina tiene escasas  empresas de capital autóctono de carácter transnacional y requiere de un Estado presente, eficiente y efectivo, organizado reticularmente que contemple y aglutine los intereses de las jurisdicciones subestatales que configuran su territorio. Asimismo, tendría que estrechar su asociación con Brasil en MERCOSUR y/o ALCSA, para contar con un umbral colectivo de negociación externo. La concepción de un proyecto “fronteras adentro”, debería preceder a la inserción de la Argentina en el mundo. También en los aspectos políticos, es conveniente que dicha inserción se realice a través de bloques Regionales como MERCOSUR y/o ALCSA.

 

Estimamos que es necesaria una adecuada visión del “interés nacional” constituido por las aspiraciones de los distintos sectores sociales y políticos que se encuentran dentro del territorio argentino. Dicho “interés nacional” no se concibe como imposición de los grupos concentrados al conjunto de la sociedad, sino como elaboración reticular que agrupe la sumatoria de intereses prioritarios de Provincias y/o regiones subnacionales.

 

Enunciamos un listado de acciones, cuyo orden no implica jerarquización alguna. No guardan una secuencia lógica, aunque pueden concatenarse. Algunas están referidas a acciones a realizarse “fronteras adentro”, otras exceden el marco geográfico del país y se relacionan con regiones  subnacionales colindantes o con terceros mercados. Estas acciones tienden a configurar alguno de los pasos a seguir para la concreción de un  Estado-red  a  nivel de MERCOSUR.

 

 

 

2.3.1.- ACCIONES A  NIVEL DEL  MERCOSUR

 

 

·         PRIORIZAR LA COORDINACIÓN DE LAS POLITICAS SECTORIALES, INSTRUMENTO PREVISTO EN EL TRATADO DE ASUNCIÓN (cfr. artículo 5, inciso d). La adopción de acuerdos sectoriales debería trascender la cuestión comercial y tender a lograr una especialización intraindustrial que optimice el uso y  movilidad de los factores productivos y permita alcanzar escalas operativas eficientes y efectivas.

 

·         ARTICULAR LAS OBRAS DEL PLAN DE INFRAESTRUCTURA FEDERAL CON IMPACTO PROVINCIAL, CON LOS PROYECTOS DE INFRAESTRUCTURA  PARA EL DESARROLLO DE REGIONES COLINDANTES, INSCRIPTOS EN PROGRAMAS ANALOGOS DE LOS ESTADOS VECINOS (BRASIL, URUGUAY, PARAGUAY, CHILE, BOLIVIA). El remozamiento de las áreas de frontera  debería basarse menos en cuestiones de seguridad que en la promoción del desarrollo económico-social transfronterizo.

 

·         ENFOCAR LOS PROBLEMAS DE LAS PROVINCIAS/REGIONES Y MUNICIPIOS ARGENTINOS DESDE UNA VISIÓN QUE LAS INTEGRE CON ENTIDADES SUBESTATALES COLINDANTES DE PAÍSES VECINOS (las MERCO-REGIONES[29] y/o MERCOCIUDADES). Por ejemplo CRECENEA-LITORAL-CODESUL, en el marco de MERCOSUR; ATACALAR-Atacama, Catamarca, La Rioja-, en el contexto del ACE Argentina-Chile; ídem con PATAGONIA ARGENTINA y REGIONES DEL SUR CHILENO; NUEVO CUYO+ 4ª. + 5ª. REGION  de Chile; ZICOSUR, involucrando a regiones de Brasil, Chile, Paraguay, Bolivia y Perú con Provincias del Norte argentino, en el marco de la convergencia MERCOSUR+ CAN+ Chile. Existen casos ilustrativos de este tipo de experiencias a nivel subestatal en la UE, NAFTA y ASEAN, en los que actores de unidades subestatales de un país se conectan y asocian con actores gubernamentales, económicos y sociales de otro país, a veces relacionando jurisdicciones territoriales pobres con otras más ricas y prósperas.

 

·         PARTICIPAR EN EL PROCESO DE CONSTRUCCIÓN RETICULAR Y ASOCIATIVA DEL ESTADO RED MERCOSUR, colaborando en la articulación de los niveles jurisdiccionales municipal, provincial, regional, nacional y colegiado intergubernamental. Advertir sobre conflictos de competencia en negociaciones internacionales relacionadas con la educación, la salud, uso y disposición del agua, recursos naturales, control sanitario y contaminación (por ej, Río Uruguay, compatibilizar criterios en materia de compre provincial-municipal, concesiones a inversores extranjeros en concepto de “criterios de desempeño”, etc., en las que el Gobierno Nacional no tiene facultades para adoptar decisiones sin el concurso -o consulta previa- de los niveles subestatales correspondientes.

 

·         CREAR  MECANISMOS ASOCIATIVOS FLEXIBLES PARA GESTIONAR REGIONES BINACIONALES DE CARÁCTER SUBESTATAL (por ejemplo, CODESUL-CRECENEA).

 

2.3.2.- ACCIONES A NIVEL DOMÉSTICO

 

·         ELABORAR UN LISTADO DE ACTIVIDADES ECONÓMICAS PROVINCIALES, SUSCEPTIBLES DE FOMENTO O PROTECCIÓN. Las actividades se podrían seleccionar por su viabilidad e impacto económico-social, a nivel provincial/regional. Si las autoridades nacionales competentes no respetan el interés de cada Provincia/región en las negociaciones con los demás integrantes del MERCOSUR, en las negociaciones con la CAN, con EUA o el NAFTA, o con la UE, algunas de dichas entidades subestatales podrían relacionarse unilateralmente con sus homólogas de EUA, Brasil, México, Reino Unido, Alemania, etc., mientras que otras se convertirían en zonas de éxodo y desconectadas de los mercados y flujos comerciales, financieros y tecnológicos. El “interés nacional” sólido y reticular se construye articulando y coordinando intereses subestatales legítimos. Es la sumatoria de los intereses provinciales/regionales.

 

·         INVENTARIAR O REGISTRAR PROYECTOS O PAQUETES DE PROYECTOS, SUSCEPTIBLES DE IMPULSAR EL DESARROLLO PROVINCIAL/REGIONAL. Estos proyectos o paquetes de proyectos deberían relacionarse con una de las siguientes dimensiones esenciales para el desarrollo: infraestructural, social, ambiental, de información y conocimiento. Los promotores de estos proyectos o paquetes de proyectos pueden ser las Provincias, los Municipios, las empresas privadas, universidades, etc. El paquete de proyectos agrupa a aquellos que guardan una relación de sinergia entre ellos.

 

·         PREVER EL IMPACTO  DEL PLAN DE INFRAESTRUCTURA FEDERAL EN LAS DISTINTAS PROVINCIAS/REGIONES ARGENTINAS. Este Plan demorado en su implementación es  clave para apuntalar el desarrollo de las Provincias.

 

·         EVALUAR LAS EXPORTACIONES DE PROVINCIAS/REGIONES  POR PAÍS/BLOQUE ECONOMICO DE DESTINO. Por ejemplo, el promedio anual de las exportaciones de las provincias integrantes de CRECENEA, durante el periodo 1995/99, sumaron U$S 5.323,54 millones, mientras que las exportaciones promedio anual de toda la República Argentina, durante igual periodo, alcanzaron U$S 24.194,22 millones . Los porcentajes exportados, según origen provincial, por zonas económicas de destino (promedio 1995/99), fueron los siguientes:  ENTRE RIOS: MERCOSUR 42,2%; UE 19,5%; NAFTA  7,96%; Asia-Pacífico 6,92%; Resto 23,42%; SANTA FE: MERCOSUR 14,4%; UE 29,38%; NAFTA 5,26%; Asia-Pacífico 14,88%; Resto 36,5%;CORRIENTES: MERCOSUR 50,9%; UE 22,7%; NAFTA 4,14%; Asia-Pacífico 2,16%; Resto 20,12%; MISIONES: MERCOSUR 22,6%; UE 32,84%; NAFTA 21,48%; Asia-Pacífico 6,48%; Resto 16,6%; FORMOSA: MERCOSUR 45,96%; UE  7,98%; NAFTA 10,24%; Asia-Pacífico 8,98%; Resto 26,84%.

 

·         PARTICIPAR EN EL PROCESO DE CONSTRUCCION DEL ESTADO-RED, colaborando en la articulación de distintos poderes (nacional, provincial, municipal). El Estado-Red[30] comparte la autoridad a lo largo de una red de organizaciones y/o instituciones, es el Estado Nación que se articula cotidianamente en la toma de decisiones con entidades provinciales, regionales y municipales. El funcionamiento reticular, asegura descentralización y coordinación en una organización compleja. El grado de eficiencia y efectividad de las administraciones estatales y subestatales de un país depende (y dependerá), en buena parte, de su capacidad para procesar información y garantizar un proceso de decisión compartida.

 

·         CREAR MECANISMOS ASOCIATIVOS FLEXIBLES QUE ADMITAN LA PARTICIPACION DE ACTORES SUBESTATALES, DEL MERCADO Y DE LA SOCIEDAD, EN EL GERENCIAMIENTO DE PROYECTOS DE RANGO SUBNACIONAL.

 

 

 

 

2.3.3. PARTICIPACIÓN DE LAS PROVINCIAS EN LAS NEGOCIACIONES INTERNACIONALES

 

 

 

El tema de la participación de las jurisdicciones subestatales en las negociaciones internacionales es un tema fundamental para la defensa de sus intereses.

 

Las Provincias han comenzado a exigir espacios de decisión en materia tributaria y de endeudamiento. También deben hacerlo en materia de negociaciones internacionales.

 

El Gobierno Nacional ha implementado un desarme arancelario unilateral de la economía, provocando una situación de vulnerabilidad y crisis en el país en su conjunto y en particular en las economías provinciales.

 

En este momento, el Gobierno Central negocia, temas de incumbencia provincial, en representación de la Argentina con EUA el 4+1; con la UE, los acuerdos UE-MERCOSUR; con el FMI; el BM; BID; o la OMC. En todos estos casos se están haciendo concesiones o sellando el destino-por muchos años- de sectores productivos o de poblaciones emplazadas en territorios provinciales.

 

La debilidad del Gobierno Nacional y la anomia del país colocan a las provincias ante un dilema: desagregación o mantenimiento de la unidad nacional?

 

La vigencia de un Estado Centralista,  de características unitarias, se manifiesta como el más inviable de los probables modelos, dada la fragilidad y falta de proyecto del Gobierno Nacional.

 

Pero si el desenlace a la crisis actual es la fragmentación, cada jurisdicción subestatal o agrupamiento inter-jurisdiccional se conectará o desconectará del mundo, sin la mediación del Gobierno Nacional. La Argentina podría así convertirse en un conjunto de jurisdicciones o agrupamientos inter-jurisdiccionales, desconectados entre sí, que operarían en compartimientos estancos. Se impondría en la Argentina la  regionalización micro del modelo Kenichi Ohmae, con personería limitada y ejercitando retazos de soberanía.

 

En cambio, el modelo alternativo es el Estado-red, en el que diversas jurisdicciones provinciales, municipales, nacionales y hasta intergubernamentales, configuren un espacio compartido de soberanía para la gestión de los asuntos nacionales y externos.

 

 

3.- BREVES CONSIDERACIONES FINALES

  

 Un probable escenario multipolar, es el más favorable para que Argentina se conecte activamente al sistema mundial, a partir de la plataforma MERCOSUR y /o ALCSA. Si bien ello es necesario no sería suficiente dado que nuestro país tendría que definir e implementar previa o simultáneamente un “proyecto fronteras adentro”, para lograr un desarrollo territorialmente equilibrado a nivel nacional. Si bien es importante tener un buen diagnóstico del sistema mundial, más importante aún es definir cuál es nuestro interés nacional dentro de aquél.

 

 

 

 

 

 

 

 

BIBLIOGRAFIA GENERAL

 

 

 

  1. Alianza Social Continental http://www.asc-hsa.org

 

  1. Alliance for Responsible Trade http://www.igc.org

 

  1. Amin, Samir. “El hegemonismo de Estados Unidos”. Ed. El Viejo Topo. España 2001.

 

  1. Castells, Manuel. “La era de la información...El poder de la identidad”. Vol. II. Ed. Siglo XXI, México D.F.1ª. Edición en castellano 1999.

 

  1. Consejo Federal de Inversiones (CFI) Síntesis Socioeconómica de las Provincias Argentinas. Edición CFI, Bs. As. Argentina, Abril de 1999.

 

  1. Consejo Federal de Inversiones (CFI)  página web http://www.cfired.org.ar/

 

  1. CNN en Español http://www.cnnenespanol.com

 

  1. Cumbre de los Pueblos http://www.cumbredelospueblos.org

 

  1. Dallanegra Pedraza, Luis “Tendencias del orden Mundial: Régimen Internacional”. Impreso en Buenos Aires, Argentina 2001.

 

  1. Dallanegra Pedraza, Luis “Integración como integración económica”. http://www.mundolatino.org

 

  1. Dallanegra Pedraza, Luis. “Escenarios”. Mimeo,  Bs. As. Agosto  2001.

 

  1. Estay Jaime “El ALCA, la integración latinoamericana y los retos para una inserción internacional alternativa”. Revista Realidad Económica del IADE, Nro.178, Febrero-Marzo 2001, Buenos Aires, República Argentina.

 

  1. Ferrer, Aldo “Argentina y la globalización”. Facultad de Ciencias Económicas UBA. Mimeo, Bs. As. Agosto 2001.

 

  1. Financial Times “Western hemisphere leaders agree to free trade deal”, 23/04/2001

      http://news.ft.com/

 

 

  1. Guadagni Alieto “Libre comercio en el hemisferio occidental”.Discurso pronunciado ante el World Economic Forum de Davos el 30/01/1993. Revista del Centro de Economía Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de la República  Argentina, Año 3, Segunda quincena de Marzo de 1993, número 40.

 

  1. Instituto Interamericano de Cooperación Agrícola (IICA).   http://www.iica.org.ar/Argentina/

 

  1. Jaguaribe Helio “Mercosur y las alternativas de ordenamiento mundial”. Revista Capítulos SELA, edición Nro.53, Enero-Julio 1998, Caracas, Venezuela.

 

  1. Jaguaribe Helio “La América Latina como proyecto”. Revista Asociación de Ciencia Política y Relaciones Internacionales del Uruguay. Año VII, Número 49, Abril-Diciembre 1990, Montevideo, República Oriental del Uruguay

 

  1. Jaguaribe Helio “Crisis y alternativas de América Latina: reforma o revolución”. Volumen 3,  Editorial Paidós S.A., Buenos Aires, República Argentina, 1era.edición 1972.

 

  1. Le Monde Diplomatique, Edición Cono Sur, números Octubre-Diciembre 2000, Enero-Octubre 2001.

 

  1. Nueva Mayoría http://www.nuevamayoria.com/analisis

 

  1. O´Connell, Arturo ”Política comercial argentina: ALCA vs. MERCOSUR”. Facultad de Ciencias Económicas de la UBA. Mimeo, Bs. As. Agosto 2001.

 

  1. Ohmae Kenichi. “El fin del estado nación”. Ed. Andrés Bello. Chile 1997.

 

  1. Pollola, José Luis. “La integración física como anclaje del MERCOSUR”.20/Sept. 2001 http://www.nuevamayoria.com/

 

  1. Portal del Partido Trabalhista (PT) Brasil http://pt2.web.terra.com.br/  y http://www.informes.org.br/

 

  1. Rapoport, Mario “Davos y Anti-Davos: Un replanteo de la globalización: Economía y política internacional”.Facultad de Ciencias Económicas de la UBA. Mimeo, Bs. As. Agosto 2001.
  2. Sosa, Alberto J. Diversos documentos publicados en las secciones Política Internacional e Integración de la página web Amersur: www.amersur.org.ar

 

 

  1. Zero Hora de Porto Alegre “Las regiones quieren ser escuchadas en el MERCOSUR”.Integración. Representantes de los países del bloque fundan el “Foro de Gobernadores”. http://www3.diarioElPais.com/suplementos/america_del_sur/uy 

 

 



[1]  Para un análisis más detallado de este tema cfr. Alberto J. Sosa “Escenarios Alternativos a Nivel  Mundial”. www.amersur.org.ar. Marzo  2001

[2] Para profundizar este tema cfr. Alberto J. Sosa. “Escenario de configuración del ALCA, bajo hegemonía de EUA” www.amersur.org.ar.  Mayo 2001

[3]  Para un análisis más detallado de este punto, cfr. Alberto J. Sosa. “Escenario probable sobre  MERCOSUR”   www.amersur.org.ar . Julio 2001; “ Escenario probable sobre una ZLC MERCOSUR”, www.amersur.org.ar. Agosto 2001.

 

 

[4] Así se conoce al consenso al que arribó el conjunto de países miembros de la OCDE, responsable del 85% de la inversión mundial. El AMI establece que los inversores privados pueden tener derechos aún por encima de los Estados. Las obligaciones y responsabilidades de los inversores no existen. Los gobiernos deben anular las leyes que se estimen discriminatorias del sector privado. Admite que las firmas privadas demanden a los gobiernos nacionales ante tribunales de su libre elección.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[5] Tipo Afganistán, que no ejercen jurisdicción sobre la totalidad de su territorio y en los que florecen grupos terroristas.

[6] Irak, Corea del Norte, Irán, Siria acusados de desarrollar y proliferar armas de destrucción masiva  y de (algunos de ellos) apadrinar grupos fundamentalistas.

[7] Triple Frontera, Chuy, maniobras militares conjuntas, emplazamientos de bases, etc.

[8] Su propuesta consiste en la defensa del mercado doméstico-destino del 90% de la producción de bienes y servicios-, el fomento de las exportaciones, el aumento del ahorro interno destinado a la economía real, eslabonar a las filiales de las corporaciones transnacionales con las firmas productivas y de servicios autóctonas, así como con el sistema de ciencia y técnica locales, con el objeto de inducir a que dichas firmas extranjeras tornen positivo su actual balance negativo de divisas. Otro punto, es impulsar una relación simétrica con Brasil, a partir de una división del trabajo intraindustrial y de los eslabonamientos binacionales.

[9] Periodo 1995-1999.

[10] Cfr. Capítulo XI “Inversión” del NAFTA y específicamente el artículo 1106. Es la renuncia por parte de los gobiernos nacionales firmantes de un Tratado de imponer o hacer cumplir a un inversionista extranjero el compromiso de exportar determinado nivel o porcentaje de bienes o servicios; de alcanzar determinado grado o porcentaje de contenido nacional; de adquirir u otorgar preferencia a bienes producidos o a servicios prestados en su territorio; de transferir a una persona en su territorio, tecnología, un proceso productivo u otro conocimiento; de tener un balance positivo de divisas; etc.

[11] Es decir que en dos días y medio gastan una suma equivalente a las exportaciones anuales del Uruguay  y en veinticinco o más días, el equivalente a las exportaciones argentinas.

[12]  Minilaterales se llaman las negociaciones comerciales que no son multilaterales tipo OMC, ni bilaterales tipo Argentina-EUA, sino que involucran a conglomerados o agrupamientos hemisféricos, por ejemplo UE-MERCOSUR; o MERCOSUR-NAFTA; o ALCA, etc.

 

[13] Cfr. Cita 10). Una cláusula de este tipo está prevista en el Capítulo-Sección relativo a Inversiones del Anteproyecto ALCA.

[14] El NAFTA, modelo en que se inspira el ALCA, amplió la instalación en territorio mexicano del patrón productivo tipo maquiladora, que agrega valor en un primer y  único eslabón de la cadena y paga salarios bajos.

[15] En Brasil, el Partido Trabalhista (primero en los sondeos de opinión para las elecciones presidenciales del 2002) presentó un proyecto de Decreto Legislativo (año 2001) por el que  se convoca a un plebiscito para decidir sobre la participación de Brasil en el ALCA. Dicho plebiscito se realizaría dentro de un plazo máximo de 120 días, a contar de la fecha oficial de finalización de las negociaciones del ALCA, en fecha a ser fijada por la Justicia Electoral, quedando vedado al Poder Ejecutivo, firmar dicho proyecto de Tratado hasta que el resultado de las urnas se proclame (cfr. artículos 1° y 2°, proyecto de Decreto Legislativo cit.).

 

[16] Cfr. Peter Drucker. El Megaestado Imperial podría implantarse en un escenario Unipolar hegemonizado por EUA o en un escenario “interimperial armónico”, en que funcionan tres grandes áreas económicas, con sus respectivos esquemas organizacionales: el ALCA, hegemonizada por EUA; la UE ampliada y expandida hacia  Europa Central y Oriental y controlando la ACP (Asociación integrada por países de Africa, Caribe y Pacífico), hegemonizada por el condominio franco-germano con apoyo latino y nórdico. Asia liderada por Japón o por la Gran China (China+Macao+Hong Kong+federada a Taiwan) o por ambas.

 

 

[17] Cfr. Alberto J. Sosa. “El futuro de las Américas”, Mimeo.Bs. As. Argentina. Febrero del 2002.

 

 

[18] Cfr. Decreto 1369 que autoriza la instalación de una base del Sistema Internacional de Vigilancia para la prevención y prohibición de Ensayos y Explosiones Nucleares.

[19]  El Representante Comercial y negociador de EUA en la Cumbre de la OMC en Doha, Qatar dejó en claro que su país asume el compromiso sincrónico (Japón-UE-EUA) y progresivo de “eliminar progresivamente los subsidios a la actividad agrícola”, sin abandonar la normativa antidumping.  “Éxito en Doha:  positivo para el ALCA?” , Nov. 14-01. http://www.nuevamayoria.com/

[20]   Cfr. Petras, James  “Imperio con imperialismo”. Traducido al castellano por Leyens, Germán. http://www.rebelión.org/. Noviembre 7 del 2001.

[21] Alden, Edward y Bowe, Christopher. “Bush seeks friends in steel industry”. Financial Times, 7/6/2001, página 6.

[22]  Tanto  la Lotaringia, como el Cinturón del Mediterráneo y el Arco Atlántico, son homogéneos. La primera es la más rica y desarrollada, la segunda se encuentra en una situación de promisorio crecimiento y la tercera es la antigua área de localización de sectores industriales en vías de procesos de reconversión o sustitución (textil, astilleros, acerías, etc.).  Argentina y/o el MERCOSUR no tienen macrorregiones homogéneas como la UE.  La Provincia de Buenos Aires que explica alrededor del 30% del PBI argentino o la Ciudad de Buenos Aires que aporta casi el 25% de su PBI, albergan simultáneamente a grupos sociales de altos ingresos per capita y  a  personas indigentes.

[23] Aunque esta medición resulta engañosa, por lo menos por dos razones. Primero, porque se calcula dividiendo el PBG por la baja cantidad de población de las Provincias patagónicas. Segundo, porque el ingreso de dichas Provincias no está distribuido equitativamente entre sus habitantes.

[24] Rosendo Fraga.”En un mismo País, el Primer y el Tercer Mundo”. Clarín, Bs. As. Argentina, 11/8/99.

[25] En materia de exportaciones, adoptamos la clasificación de regiones económicas del INDEC. Cfr. Sector Externo. Capítulo 9. Anuario Estadístico de la República Argentina 2000. Ministerio de Economía. Secretaría de  Programación Económica y  Regional. INDEC, Buenos Aires, Argentina, Agosto del 2000, páginas 515/48.

[26] . En el periodo considerado, en cada una de las Provincias citadas, el porcentaje de las exportaciones según zona económica de destino, es el que sigue: CHUBUT: NAFTA 12   %; MERCOSUR  17   %; UE  27,6 %; Asia-Pacífico  23   % y Resto 20,4 %. LA PAMPA: NAFTA 6,2 %; MERCOSUR  38,8 %;   UE  19,2 %; Asia-Pacífico 6,1 % y  Resto  29,7 % . NEUQUEN: NAFTA 26,4   %;  MERCOSUR  33,4  %; UE   2,8  %;  Asia-Pacífico   3,0  % y  Resto 34,4  % . RIO NEGRO: NAFTA 23,8 %; MERCOSUR   30,6  %; UE  30,5 %;  Asia-Pacífico 2,5 % y Resto 12,6 %. SANTA CRUZ: NAFTA 14,7  %; MERCOSUR  25,9 %; UE 13,7 %; Asia-Pacífico  17,8 % y Resto 27,9 %. TIERRA DEL FUEGO NAFTA 15,2 %; MERCOSUR 30,4%;  UE 5,6  % ; Asia-Pacífico  24  % y Resto  26%

[27] La Integración Asociativa es homogénea porque los miembros tienen iguales problemas y objetivos; es horizontal porque está compuesta de actores estatales de igual o parecido rango; es igualitaria, porque su principal objeto es repartir justicia.

[28] En este caso el Artículo XXIV del GATT tiene primacía sobre la extensión automática de la cláusula de la nación más favorecida. El MERCOSUR, forma parte del sistema ALADI como Acuerdo de Alcance Parcial (AAP) y desde que el mismo fue depositado y protocolizado en dicho Organismo, funciona como zona excluida a la aplicación del artículo 1° del GATT.

 

[29]  Son las denominadas Mercorregiones tipo CRECENEA-LITORAL CODESUL  que enlazan a  entidades subestatales de dos (o más ) países miembros de un proceso integrativo  como MERCOSUR .

 

[30] . Existe el peligro de que corporaciones transnacionales penetren y coopten el Estado-red, desvirtuando sus objetivos e imponiendo sus intereses particulares, por encima de los que explicaron su génesis.